BERLIN (pt.2): De Alexa al Reichstag.

Como ya comentamos en el artículo anterior, visitar Berlín es visitar la historia del siglo XX. Ya os habréis dado cuenta que Berlín quizá no es tan vistosa como París, pero desde luego no hay rincón que no merezca la pena visitar de la capital alemana. Hoy comenzamos la visita desde la Torre de Televisión, en lo que era zona este, para llegar al Reichstag, sede del parlamento alemán.

Si finalmente optásteis por alojaros en los barrios de Friedrichschain o Mitte, llegaréis caminando (o casi) a Alexanderplatz (o Alexa, como la llaman los Berlineses). Aquí desemboca la estación Hauptbahnhof, que es la estación central de Berlín, y en esta plaza podéis contemplar la torre de televisión, en cuyo restaurante podéis degustar un generoso desayuno a buen precio y a más de 200 metros de altura (aunque la torre mide 368) , mientras disfrutáis de unas espectaculares vistas de la ciudad. El restaurante de la “Fernsehturm”, (torre de televisión), rota sobre sí mismo 360 grados en media hora, lo cual es bastante llamativo. Desde aquí podéis localizar algunos de los lugares más emblemáticos de la ciudad. También en Alexanderplatz, pero ya a ras de suelo, se encuentra el famoso “Welt Uhr” o reloj del mundo, coronado por una representación del sistema solar.

Dejando atrás “Alexa”, podéis dirigiros por Karl-Liebknecht Straße, a un edificio de coloreados ladrillos con una gran torre central. Ese edificio no es otro que el “Rathaus” o ayuntamiento de Berlin. Al otro lado la iglesia de Marienkirche, y finalmente un bello jardín con una inmensa y bonita fuente. Tras el Rathaus se encuentra la barriada de Nikolaiviertel, que es uno de los rincones más antiguos de Berlín, y de los pocos que quedó en pie tras el bombardeo aliado de la Segunda Guerra Mundial. Adentraos en este barrio, pues el paseo merece la pena, a orillas del río Spree.

Volviendo sobre vuestros pasos, de nuevo bajando por Karl-Liebknecht St., queda a vuestra derecha la Catedral de Berlin, o “Berliner Dom”, y tras ella, el “Museum Insel” o Isla de los Museos, que es donde se encuentran la gran mayoría de los museos antiguos de la ciudad. Cruzando el puente del río Spree, os encontraréis con la Universidad Humboldt, y la gran avenida de Berlín, que os llevará, pasando por la Staatsbibliothek (Biblioteca), hasta la Puerta de Brandemburgo. Esta gran avenida se llama “Unter den Linden”, en castellano: avenida de los Tilos.

Una vez que paséis bajo la Puerta de Brandemburgo, caminando por Ebertstraße, que es la calle que aparece a la derecha, llegaréis hasta el Reichstag (el equivalente de lo que aquí es el Congreso de los Diputados), en el que sobresale una cúpula acristalada, diseñada por el arquitecto Norman Foster. No dejéis pasar la oportunidad de subir a esta cúpula. Un detalle, ¿os habéis fijado en unas hileras de adoquines que atraviesan las calles de Berlín? En esta zona es muy probable que os encontréis con ellas. Ahora lo vemos todo muy normal, pero sobre esos adoquines hace años, un muro separaba la ciudad (y el mundo) en dos “Berlines” distintos. Imaginad que llegáis a la Puerta de Brandemburgo y os encontráis un muro que no os deja pasar al otro lado. Pone los pelos de punta sólo recordar lo que ese muro significó.

Ya os dijimos que Berlín es la historia de Europa, y por suerte, los tiempos han cambiado, y la ciudad nos depara muchas cosas interesantes que visitar. En el siguiente artículo partiremos desde el Reichstag, para terminar en el Berlín más comercial y moderno.

Fotos: Pelatxi para Xocoviajes

You may also like...

1 Response

  1. 26 noviembre 2014

    […] tiempo, escribimos unas guías explicadas de una visita a Berlín, puedes visitarlas 1, 2, 3, […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


8 − = siete

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>