CASTRO URDIALES: Joyita del oriente cántabro.

El Cantábrico y los montes Ventoso y Betayo limitan esta villa, capital del municipio homónimo, el más oriental de la comunidad cántabra. Los ríos Sabiote, Brazomar, Mioño y Agüera discurren por Castro Urdiales hasta su desembocadura al mar. Con una importante arquitectura medieval, y un casco histórico que apetece recorre a pie, hoy os mostramos Castro Urdiales, una joyita en el oriente cántabro.

La arquitectura de esta villa se hace patente en su ayuntamiento, originario del siglo XVI, aunque con sucesivas modificaciones, como la torre del reloj, construída en el siglo XIX. Sin duda lo que más os va a llamar la atención, en la Tala (o rompeolas) que da del puerto al mar, son la Iglesia de Santa María de la Asunción, y el Castillo Medieval.

El Castillo Medieval, construído para proteger a la población, observa la entrada al puerto de Castro Urdiales, y hace las veces de faro. En el interior de este castillo se encuentra el Miliario Romano, del año 61. La bajada al puerto se hace a través del Puente Viejo (también conocido como Medieval). Junto al Castillo, se encuentra la Ermita de Santa Ana, en la que podréis ver excavaciones arqueológicas realizadas a principios de este siglo. A esta ermita se accede subiendo por unas escaleras, pues está ubicada sobre el peñón en el que comienza el rompeolas. Veréis a gente caminando hasta el extremo de éste, y con buen criterio, os animamos a que también recorráis este frente que separa el mar del puerto de Castro Urdiales. Frente al castillo podréis contemplar el ábside de la iglesia de San Pedro, iglesia románica del siglo XII, que tiene el privilegio de ser el edificio más antiguo de la villa.

La Iglesia de Santa María de la Asunción, de construcción gótica, tiene como fecha de construcción el siglo XIII.
En su interior se encuentra la Virgen Blanca, una figura de piedra policromada, con una corona de ocho puntas. También el lienzo del Cristo de los Milagros, obra atribuída al pintor Zurbarán. Frente a esta iglesia, podréis observar el monumento al fundador de Flavióbriga (así se llamaba Castro Urdiales en la era Romana), el emperador Flavio Vespasiano.

Ya que habéis llegado a orillas del mar, es de obligado cumplimiento disfrutar de las maravillosas playas de Castro Urdiales. La principal es la Playa de Brazomar. Recordad que estáis en el Cantábrico, y que este mar tiene fuerza, aunque si os gustan las aguas más tranquilas, podéis ir a la Playa de Ostende, o a la piscina natural de El Pedregal, en el Barrio de los Marineros.

Si vuestra visita a Castro Urdiales coincide con Semana Santa, disfrutaréis de la representación de La Pasión de Cristo por el Casco Viejo, hecha por los habitantes de la villa. Aunque la fiesta más popular es la de San Pelayo, el 26 de Junio, con una romería gastronómica en La Atalaya. Por la iglesia habréis podido deducir que la patrona de Castro Urdiales es La Virgen de la Asunción, la cual sale en procesión el 15 de julio. Y no queremos terminar este recorrido festivo sin recomendaros la fiesta del Coso Blanco, declarada de interés turístico nacional, el primer viernes de julio, en el que se declara una guerra abierta de serpentinas y confeti mientras desfilan carrozas por el Casco Histórico de la Villa. Todo ello tras la espectacularidad de los fuegos artificiales, y con el remate final del toro de fuego.

En definitiva, una preciosa villa a orillas del Cantábrico que os deleitará la vista con sus paisajes y monumentos, el gusto y el olfato con su gastronomía, el oído con el romper de las olas y el tacto de su piedra medieval y su arena de playa. Una villa para disfrutar.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


6 + = catorce

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>