Cervantes: Ancares Lucenses

Respirad hondo. Una vez más. Y aún otra. Estáis situados sobre una de las 14 cimas que rodean el concello de Cervantes, en plenos Ancares Lucenses.
La vista es espectacular: Bosques interminables de robles, encinas, castaños, cerezos, fresnos, sauces y chopos entre otras variedades de árboles, salpicadas con coloridas orquídeas y frondosos helechos, que hacen que nuestro sentido de la vista se sobrecoja con tanta belleza.Caminando por sus valles, como el de San Martin de las Cañadas, encontraremos curiosos compañeros de viaje, como águilas culebreras (lo que indica la existencia a su vez de dicho reptil), azores y gavilanes, así como lagartos y lagartijas, ranas, perdices rojas y urogallos. Sin olvidarnos del ciervo, mamífero que dona su nombre a este concello de Lugo.
Y como el hombre hace ya mucho tiempo que dejó de vivir en cuevas, construyó casas y castillos, como el de Doiras, que domina el río Cervantes, o el Palacio de Quindós. La Torre de Donís o la fortaleza de Ferreira, sita en la Parroquia de San Román de Cervantes, la casa Palacio de Pando, o el caserío de Castelo de Frades.
No todos los habitantes de estas tierras viven en castillos, palacios y torres. Por ello encontraréis desde antiguas Pallozas, como las de Piornedo (del cual escribiremos un capítulo aparte) Donís y Vilarello; castros y restos históricos en Pena Tallada, hórreos… y desde luego iglesias, como las de Santo Tomé de Cancelada o la de San Pedro de Cervantes. Y capillas, con la arquitectura típica de las montañas, como las de Trabado, Robledo y Moreira entre otras muchas.
Tras este paseo, imaginamos que querréis descansar. Hallaréis alojamientos de turismo rural de excelente calidad, en los cuales seréis recibidos con la mayor de las hospitalidades, y en donde podréis encontrar productos de la zona como la miel de los Ancares.
En este primer episodio dedicado a Los Ancares (que dan para muchos más), nos vamos a permitir recomendaros “Aira de Ancares“, en San Martiño das Cañadas.
Y lo dicho: respirad hondo, deleitad el sentido de la vista con valles y bosques, del olfato con el aroma a leña, a orquídeas, a hierba fresca, del gusto con miel natural de excelente calidad, y licores caseros, del oido con el sonido del agua en caída por valles y montañas, y del tacto, porque el Concello de Cervantes también hay que tocarlo. Lo palpas con la yema de los dedos.

Un pequeño apunte: Según algunos historiadores, de este concello procede el linaje del escritor Miguel de Cervantes. ¿O creíais que era solo cosa de los Ciervos?.
Disfrutad del viaje, xocoviajeros.

Via: galiciaenpie, ancares.info y wikipedia.

 

You may also like...

1 Response

  1. 31 marzo 2009

    […] el infinito, se asienta la pequeña aldea de San Martín das Cañadas, en el lucense concello de Cervantes, en pleno corazón de los Ancares. La casa de Aira de Ancares tiene una excelente comunicación, […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ tres = 7

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>