El Castillo de Neuchâtel, lo domina todo.

Si el nombre de una ciudad viene dado por uno de sus monumentos, la importancia del monumento se supone grandiosa. Si ese monumento es un castillo, lo más probable es que sea de magnitudes astronómicas. La belleza y la importancia que tiene el Castillo de la ciudad suiza de Neuchâtel, a la que da nombre, son directamente proporcionales. Desde este castillo se divisa todo.

Ya a finales del siglo X se hace referencia al castillo de la región de Neuchâtel, aunque otras informaciones remontan su origen al siglo XII. A diferencia de lo que puede sugerir el nombre de la ciudad, Neuchâtel no hace referencia a un castillo nuevo que sustituye a uno viejo, sino a la mera novedad de un castillo en esa región.

Frente al pórtico del Castillo, tres ábsides nos dan la bienvenida  Desde la Rue de la Collégiale o desde el Claustro accedemos a los patios interiores del castillo, y de este modo divisamos las diferentes zonas en las que se divide esta bella fortaleza. Al Oeste quizá la parte más extraña: la parte romana, que fue reconstruída a mediados del siglo XIX, con la fachada en piedra amarilla. El ala Norte del castillo, dominado por innumerables ventanas, las más antiguas completamente cementadas. El ala Este, a la que se accede por un pasaje construído bajo la Torre Angular, y cuyos elevados muros resguardan los tejados de la ciudad antigua. Por último, en la parte Sur, encontramos la Galería Philippe de Hochberg, de fachada de piedra amarilla y con los escudos de 12 cantones.

Actualmente el Castillo de Neuchâtel es la sede de la administración cantonal. Desde el 1 de Abril al 30 de Septiembre se organizan visitas guiadas gratuitas (lo cual es importante), a diversas salas, como la Sala de los Estados o la Sala de los Caballeros, entre otras.

Girando la vista 360 grados todo lo que podemos divisar es distinto; desde el lago de Neuchâtel y la pequeña garganta de tierra que lo separa del Lago de Bienne, hasta las montañas de Avenches, tras el Lago de Neuchâtel y Val-de-Ruz, resguardando el Castillo. El antiguo Castillo de Neuchâtel, lo domina todo (si las condiciones meteorológicas lo permiten).

Más info en la web de turismo de Neuchâtel (en inglés, francés, alemán e italiano).

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ 3 = once

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>