GETARIA: custodiado por un ratón.

En plena costa de Guipúzcoa, escondido y a la vez vigilante nos aguarda un ratón. Un pequeño ratón que medra a medida que nos acercamos siguiendo el camino que nos describe el mar Cantábrico, hasta llegar al pueblo que custodia como su gran tesoro. Y no es para menos, ya que ese pequeño pueblo es grande en historia y monumentos. Llegamos a Getaria.

Getaria os da la bienvenida nada más llegar. “Ongi Etorri”, (como se dice en euskera) podréis leer en un gran cartel situado en la entrada al pueblo. Como os hemos contado, Getaria está situado en la costa guipuzcoana, entre Zarautz y Zumaia, a tan sólo 25 kilómetros de San Sebastián. Cuenta con algo más de 2.000 habitantes, y mucha riqueza en su interior. No en vano es la tierra y el mar que vio nacer a Juan Sebastián Elkano, el primer marino en dar la vuelta al mundo, y cuyas estatuas y monumento podréis visitar, junto al museo que lleva su nombre, en Getaria. Asímismo, el diseñador de moda Balenciaga, es oriundo de esta bella localidad.

Lo primero que os va a llamar la atención al llegar a Getaria es un montículo que separa el puerto del casco histórico. Es el monte de San Antón, y se conoce más familiarmente como “el ratón”. Si habéis sido un poco observadores, habréis visto de camino a Getaria una constante alfombra de viñedos, y es que aquí se produce el famoso Txakolí con denominación de origen de la misma localidad. Imprescindible probar este caldo algo ácido, refrescante y de gran sabor.

Debido a la orografía de Getaria, vais a tener que caminar por contínuas subidas y bajadas, escaleras y pasadizos, que hacen que la visita a esta localidad guipuzcoana nos fortalezca las piernas. Como muestra, y para comenzar el recorrido yendo desde el puerto hasta la calle Mayor, podéis y debéis caminar bajo el pasadizo de Katrapona, situado por debajo de la iglesia de San Salvador, y que es una muestra de lo que antiguamente fueron las murallas de Getaria. Asidas a esta iglesia, se encuentran las Casas-Torre de Zarauz-Jauregia y de Ochoa Ibáñez de Olano, formando un conjunto gótico espectacular. La gran mayoría del conjunto histórico de Getaria es de estilo gótico, salvo la Casa Barroca, adornada con una gran inscripción en latín. No dejéis de admirar las coloreadas y delgadas casas de pescadores, con su balconadas de madera, de la calle Elcano. Algunos de los más notables lugares son la casa Larrumbide, situada en la calle Mayor, la Torre Aldamar, que se situaba junto a las antiguas murallas acotando el núcleo medieval, y los restos de antiguos fortines en el monte San Antón (el ratón, vaya).
Saliendo del casco urbano, en el barrio de Meagas, entre el alto de Otaola y el Caserío Etxeberri, visitad el Túmulo de Arriaundi, tumba prehistórica de unos 4.000 años, de la Edad de Hierro.

Para que os relajéis y disfrutéis de Getaria, nada como acudir a cualquiera de sus asadores o de los restaurantes que hay en el puerto. Carnes y pescados de lujo, y sobre todo el Txakolí de Getaria harán que no olvidéis este precioso lugar, custodiado por un ratón.

Foto: Pelatxi para Xocoviajes

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


siete − = 6

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>