Lucena del Puerto: en la linde de Doñana.

En la provincia de Huelva, entre Moguer y Almonte, rodeado de pinares y lagunas que casi limitan con el parque de Doñana, y con restos megalíticos como los del yacimiento de La Dehesa, se encuentra Lucena del Puerto, un bonito pueblo en la linde del Parque Nacional de Doñana.

Para empezar a ver Lucena del Puerto, lo mejor es empezar por el Monasterio de Ntra Sra de la Luz, del siglo XV y proclamada Bien de Interés Cultural. Alberga una iglesia conventual del siglo XVI. Está en la carretera de Lucena a San Juan del Puerto y Moguer. Alrededor de este monasterio giraba antaño la vida de Lucena del Puerto. La Virgen de la Luz es la patrona de esta localidad onubense.

Y el patrón es San Vicente. Cerca del Monasterio, en la plaza de la Constitución, está la Iglesia de San Vicente Mártir, de estilo gótico-mudéjar del siglo XVI, y con detalles barrocos, y un bello Retablo de la Resurrección. En esta misma plaza, junto a esta iglesia se encuentra el ayuntamiento de Lucena del Puerto con unas bonitas balconadas de color blanco y albero.

Al principio de la calle “de Abajo” (es el nombre de la calle), hay un detalle que pasa casi desapercibido: es el azulejo de la Santísima Trinidad, del siglo XVIII, pero por desgracia pierde gran parte de su encanto al estar colocado en la fachada de una casa contemporánea.

En la calle Malva se encuentra la Capilla de la Santa Cruz, de reciente construcción, y de bella factura, al igual que la Capilla de la Santa Cruz situada en la calle “de Arriba” (insisto, es el nombre de la calle).

En la playa de Castilla se encuentra la Torre del Río del Oro (o Torre del Loro), bastante deteriorada por el oleaje, pero con una antigüedad que data del siglo XVIII.

Podéis dar un paseo por la ruta de los Pinos de la Cruz, a la cual se accede desde el propio casco urbano, saliendo por la calle Hernán Cortés. Respirad hondo y disfrutad del paseo: olivos, árboles frutales, el Arroyo de la Pasadera…. y si os pica el hambre, al final del camino hay barbacoas donde poder hacer una buena parrillada para comer algo en este bello paraje onubense.
Si os decantáis por comer “a mesa puesta”, no dejéis de probar los revoltillos de cordero o la caldereta de liebre, y por otro lado la caballa asada, regados con vino de la región. Para terminar, postres típicos como los pestiños y las tortas de manteca, o los amarguillos, que son típicos de semana santa.

Disfrutad de la visita a Lucena del Puerto, y de los bellos parajes que lo rodean, en los límites del Parque de Doñana.

Apoyo informativo: Web de Lucena del Puerto

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


9 + seis =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>