ZARAGOZA: El Pilar y La Seo.

Ya se fue la Expo, y sin embargo Zaragoza no descuida sus calles. Sigue reformando edificios históricos y emblemáticos, y pasear por el centro de la ciudad es un regalo para nuestros ojos, y por qué no decirlo, para el paladar, degustando el típico Ternasco. Hoy nos damos una vuelta por el centro de Zaragoza.

Si os acercáis a Zaragoza en coche, os recomendamos que aparquéis vuestro vehículo en cualquier parking público del centro, como el de la Plaza del Pilar. Os evitaréis dar vueltas para encontrar sitio, y los precios no son caros. En concreto el Parking de la Plaza tiene su salida frente a la Basílica, y junto a la oficina de información y turismo, lugar donde siempre os recomendamos acudir para solicitar información del lugar que visitéis.

Antes de entrar a la Basílica del Pilar, a buen seguro que estáis un rato paseando por su Plaza. Engalanada con flores, adquiere en primavera una belleza singular. Dos fuentes a ras de suelo la delimitan a lo largo, una de ellas presidida por un monumento a Goya. Cuando entréis en la Basílica del Pilar, no os quedéis simplemente contemplando la imagen de la Virgen; la propia Basílica es en sí misma una construcción digna de admiración, tanto por dentro como por fuera. De estilo barroco, tras la pequeña capilla donde se encuentra la (también pequeña de tamaño) Virgen del Pilar, se halla un retablo de dimensiones y belleza espectaculares, esculpido con una precisión asombrosa. Frente a éste, un impresionante órgano de dimensiones estratosféricas. Y no perdáis la ocasión de contemplar los pilares que sostienen la Basílica, así como los ábsides del techo.

Junto a la Basílica, tenéis el edificio de La Lonja, primer edificio renacentista da la ciudad, y actualmente sede de algunas exposiciones de la ciudad. Cruzando la calle, os encontraréis en la Plaza de la Seo, gobernada por la Catedral de San Salvador, conocida más popularmente por la Catedral de la Seo. Si os gustó el techo de la Basílica del Pilar, el de la Catedral de San Salvador os va a fascinar. De estilo Mudéjar, alberga la mezcla de todos los estilos arquitectónicos que podéis encontrar en Zaragoza: Románico, Gótico, Mudéjar, Renacimiento, Barroco y Neoclásico. No en vano, a la capital aragonesa se la conoce como la ciudad de las cuatro culturas (romana, musulmana, judía y cristiana). Y por seguir con las comparaciones, el retablo de la Basílica del Pilar fue creado bajo la influencia del que ya se había hecho en la Catedral de la Seo.

Os dejamos contemplando estas maravillas arquitectónicas de Zaragoza, y mañana seguiremos visitando el centro de la capital aragonesa, dando un pequeño paseo a orillas del río Ebro, y recomendándoos algún que otro sitio donde degustar las excelencias gastronómicas de la ciudad.

Foto: Pelatxi para Xocoviajes

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


tres + 8 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>